Seleccione idioma
España
Seleccione un sitio web:
Sitio web actual:
España
Sitio web / País
Idiomas
Redes Sociales

Caso práctico internacional

Países Bajos

Albers

Las granjas frutales pueden ser emplazamientos idóneos para instalaciones fotovoltaicas. No solo permitirán a los agricultores generar electricidad renovable, sino que también podrán mejorar la rentabilidad y proteger sus cultivos de condiciones meteorológicas extremas gracias a los paneles solares.

[Translate to ES:]
2,67 MWp de potencia total
10.250 paneles solares
3,3 hectareas de frambuesas

Caso práctico internacional

Nederland

Albers

[Translate to ES:]

Las granjas frutales pueden ser emplazamientos idóneos para instalaciones fotovoltaicas. No solo permitirán a los agricultores generar electricidad renovable, sino que también podrán mejorar la rentabilidad y proteger sus cultivos de condiciones meteorológicas extremas gracias a los paneles solares.

2,67 MWp de potencia total
10.250 paneles solares
3,3 hectareas de frambuesas

Contexto


Queríamos probar a compaginar la producción de fruta y la generación de electricidad renovable, y con este objetivo hemos colaborado con agricultores de los Países Bajos para comprobar lo que podemos conseguir.

Las granjas de fruta son una parte importante del sector agrícola de los Países Bajos. El clima de este país es favorable para una serie de cultivos, desde frambuesas y fresas, hasta manzanas y peras. Sin embargo, al mismo tiempo, para los agricultores supone un gran desafío proteger sus cultivos de condiciones meteorológicas extremas como el granizo, la lluvia o la intensidad de la luz solar.

El cambio climático está provocando cada vez más fenómenos meteorológicos extremos, por lo que los agricultores se interesan por nuevas soluciones que les ayuden a proteger sus cultivos e ingresos.

Las estructuras para proteger los cultivos de fruta más utilizadas en la actualidad no resisten condiciones severas y son vulnerables al desgaste diario. Como resultado, los agricultores se enfrentan a la constante reparación, sustitución y eliminación de estas estructuras, algo que les quita mucho tiempo. 

Teníamos la impresión de que las instalaciones de energía solar funcionarían bien para aplicaciones en cultivos frutales. Por lo general, estos cultivos se ubican en terrenos relativamente planos en los que sería sencillo instalar paneles fotovoltaicos.

Al instalar paneles solares en zonas cubiertas dedicadas al cultivo de fruta, los agricultores podrían proteger sus cultivos de las inclemencias del tiempo y generar electricidad limpia. Esto les permitiría contribuir a reducir las emisiones de CO2 y ofrecería un gran potencial de uso de la tierra, tanto para el cultivo de alimentos como para la producción de electricidad renovable.

Quote

BayWa lleva apoyando a los agricultores con servicios agrícolas durante casi 100 años, por eso la agrovoltaica es especialmente importante para nosotros. La instalación de sistemas fotovoltaicos puede duplicar el uso de sus tierras y proteger mejor sus cultivos, al mismo tiempo que reducen la producción de desechos, la necesidad de mano de obra y los costes de inversión.

Stephan Schindele, director de Agrovoltaica, BayWa r.e.

Proyecto piloto de Piet Albers


Tenemos el firme compromiso de encontrar nuevas oportunidades de generar energía renovable, y la agrovoltaica representa una solución. Ofrece una doble función para la tierra que se esté usando para fines agrícolas, ya que por un lado protege y fomenta el crecimiento de los cultivos y por otro, permite generar energía. A fin de explorar lo que podía conseguirse, nos pusimos manos a la obra en nuestra filial holandesa de Groenleven con un proyecto piloto. Tras comprobar el éxito del proyecto piloto, lanzamos un proyecto con la granja de fruta Piet Albers, en Babberich. Nuestro objetivo en este caso fueron las 3,3 hectáreas de cultivo de frambuesas.

El resultado fue uno de los mayores proyectos de agrovoltaica de este tipo de Europa, con la instalación de 10.250 paneles solares. Esto permite generar hasta 2,67 MWp de energía renovable.

También debíamos asegurarnos de que, además de proteger las frambuesas de cualquier fenómeno meteorológico extremo, la tecnología empleada permitiese el acceso de suficiente luz solar y lluvia a los cultivos, ayudándolos a maximizar el crecimiento y los potenciales beneficios.

Para abordar este desafío, BayWa r.e. diseñó un módulo solar semitransparente único. Esto permite que las plantas reciban la cantidad adecuada de luz solar, sin afectar al rendimiento de los l paneles.

Gracias al proyecto piloto de Piet Albers fuimos capaces de demostrar que las condiciones climáticas bajo los paneles permitían una mejor circulación de aire que la que se consigue mediante sistemas tradicionales. Los paneles también propiciaban temperaturas más bajas y favorables y eran más eficientes a la hora de proteger los cultivos de las inclemencias meteorológicas.

Resultados del proyecto


Este proyecto fue el primero a esta escala en Europa y para nosotros un magnífico ejemplo de cómo siempre estamos buscando nuevas formas de enfocar la energía. 

Tuvimos en cuenta las necesidades específicas de la producción de fruta, la estructura de montaje y el diseño de paneles a medida generarán suficiente energía limpia para abastecer aproximadamente 1.250 hogares.

Además, siendo conscientes del potencial que presentan otros cultivos de frutas, nos hemos asociado con la Universidad de Wageningen (WUR) para llevar a cabo cuatro proyectos piloto más con cultivos de bayas que incluirán grosella roja, arándanos, moras y fresas. Estos cuatro proyectos nos ayudarán a explorar y supervisar el efecto que tienen los paneles solares en estas frutas. Una serie de sensores supervisará las condiciones climáticas bajo los paneles y también haremos un seguimiento de la salud de las plantas y del crecimiento de las frutas a lo largo de los proyectos.

Podría ser una solución de energía renovable relativamente novedosa, pero estamos demostrando que la agrovoltaica tiene mucho más que ofrecer. Además de apoyar los cultivos de bayas, estamos encantados de trabajar con productores de manzanas y peras para ayudarlos a aprovechar los beneficios duales. 

Vamos a desarrollar otros proyectos piloto que sigan demostrando que la agrovoltaica puede proteger los cultivos, propiciar el rendimiento y generar electricidad renovable: una situación beneficiosa para todas las partes. 

Queremos probar que, a través de la investigación y la monitorización, los proyectos de agrovoltaica no solo fomentan el uso de paneles solares en cultivos, sino que ejercen un impacto positivo en ellos. Para ello, mostramos cómo mejoran la calidad de la fruta, cómo se reducen los costes de producción, y cómo permiten la participación de los agricultores a la hora de abordar los desafíos de la descarbonización.

Volver arriba